Hiperhidrosis o sudoración excesiva

Algunas personas sudan de forma excesiva sin parar aunque no haga calor, sin hacer ejercicio e incluso haciendo frío. Esta disfunción se conoce como Hiperhidrosis (nombre médico de la sudoración excesiva) y se manifiesta con un exceso continuo de sudoración superior al normal, sin que exista una causa aparente que lo justifique.

La causa fundamental de la hiperhidrosis es desconocida aunque se cree que se debe a una sobreactividad del sistema nervioso simpático, compuesto por nervios sobre los cuales no hay control voluntario y responden en exceso a estímulo emocionales.

¿Dónde se localiza la sudoración excesiva?

Puede darse de más a menos frecuente:  a nivel axilar (sudoración axilar), la más frecuente,  a nivel de las palmas de la mano (sudoración palmar de las manos),  a nivel de planta del pie (sudoración plantar de los pies), y  a nivel facial (sudoración facial en frente y cara). Esta última se asocia  a veces al rubor facial que consiste en enrojecimiento facial. Es mucho menos frecuente en el resto del cuerpo como tórax o espalda.

Tratamiento de la Hiperhidrosis

Se realiza microinfiltraciones con toxina botulínica que produce una relajación del músculo liso de la glándula y así deja de producir sudor, siendo en la actualidad el mejor tratamiento contra el exceso de sudor. Esta técnica es indolora, no requiere baja laboral y el efecto se observa al día siguiente.

Duración

La duración del tratamiento es de 6 meses y conviene realizar un mantenimiento anual.

Efectos secundarios

Ocasionalmente leve hematoma. Cuando se infiltra en la palma de la mano no conviene conducir hasta el día siguiente.